“Nos vamos al mercado”: Elena nos describe una de sus clases.

Aprender un idioma puede ser muy divertido, sobre todo cuando lo aplicas a la vida real.

Por este motivo llevamos el aula a la calle siempre que podemos, para que los estudiantes tomen contacto con la realidad del español  y sus hablantes.

En este caso visitamos el mercado de San Agustín, en el centro de Granada, con un grupo de 18 estudiantes daneses de nivel inicial (A1).

El primer paso para preparar la actividad, es redactar una serie de cuestiones relacionadas con este lugar que los estudiantes tendrán que responder in situ. Es importante que las tareas estén adaptadas al nivel del grupo.

Antes de la visita comprobaremos que los estudiantes comprendan la actividad y sus objetivos.

Una vez explicadas las tareas formamos pequeños grupos, aproximadamente de cuatro personas en cada uno, y ya estamos listos para empezar.

El tiempo requerido dependerá de la dificultad de las tareas y del nivel del grupo con el que trabajemos.

Las cuestiones pueden estar enfocadas al aprendizaje de vocabulario, así como a la interacción de los estudiantes con la gente de la calle y de los diferentes negocios del mercado.

En nuestro caso, esta actividad resultó ser todo un éxito. Los estudiantes consigueron completar todas las tareas en un tiempo record y les resultó muy divertido y satisfactorio el contacto con la gente. Reforzaron sus conocimientos previos sobre el tema de la comida y aprendieron muchas cosas nuevas sobre la gastronomía granadina, pero lo mejor de todo fue lo bien que nos lo pasamos.

Grupo 28.01.2013 006

Comparte este post!