Gymkhana de Español en la Plaza

Esta actividad nos permite practicar español al mismo tiempo que conocemos nuestra ciudad a través de sencillas preguntas  de cultura sobre Granada.

Hemos aprovechado un fantástico día de sol para salir con nuestros estudiantes noruegos a la calle y hacer una práctica directa con personas de Granada. Antes, en clase, preparamos una lista de preguntas y el vocabulario y estructuras que necesitan para realizar la actividad y ayudar a que no se sientan muy inseguros hablando con la gente que pasea o está sentada en la plaza. Las preguntas suelen ser relativamente fáciles para que cualquier persona pueda responderlas y para que ellos puedan comprender bien las respuestas que les dan los granadinos. Combinamos preguntas como ¿Cuántos ríos pasan por Granada? ¿Qué son el Sacromonte y el Albaicín? ¿Cómo se llama la torre más alta de Granada? con otras de respuesta abierta y algo más complejas como ¿Qué significa la expresión “Ni fu ni fa”? o les piden que cuenten un chiste corto.

El grupo se divide en parejas para realizar las preguntas en la plaza y ya de vuelta en clase colectivizamos las respuestas y se corrige lo que no sea correcto o esté incompleto.

Es una experiencia que merece la pena y ayuda a los estudiantes a interactuar con personas que no conocen y a aprender cosas nuevas sobre la ciudad y su gente.

“Nos vamos al mercado”: Elena nos describe una de sus clases.

Aprender un idioma puede ser muy divertido, sobre todo cuando lo aplicas a la vida real.

Por este motivo llevamos el aula a la calle siempre que podemos, para que los estudiantes tomen contacto con la realidad del español  y sus hablantes.

En este caso visitamos el mercado de San Agustín, en el centro de Granada, con un grupo de 18 estudiantes daneses de nivel inicial (A1).

El primer paso para preparar la actividad, es redactar una serie de cuestiones relacionadas con este lugar que los estudiantes tendrán que responder in situ. Es importante que las tareas estén adaptadas al nivel del grupo.

Antes de la visita comprobaremos que los estudiantes comprendan la actividad y sus objetivos.

Una vez explicadas las tareas formamos pequeños grupos, aproximadamente de cuatro personas en cada uno, y ya estamos listos para empezar.

El tiempo requerido dependerá de la dificultad de las tareas y del nivel del grupo con el que trabajemos.

Las cuestiones pueden estar enfocadas al aprendizaje de vocabulario, así como a la interacción de los estudiantes con la gente de la calle y de los diferentes negocios del mercado.

En nuestro caso, esta actividad resultó ser todo un éxito. Los estudiantes consigueron completar todas las tareas en un tiempo record y les resultó muy divertido y satisfactorio el contacto con la gente. Reforzaron sus conocimientos previos sobre el tema de la comida y aprendieron muchas cosas nuevas sobre la gastronomía granadina, pero lo mejor de todo fue lo bien que nos lo pasamos.

Grupo 28.01.2013 006